miércoles, 30 de mayo de 2012

NAWAL EL-SAADAWI






“En la cárcel escribí “Memoria de la cárcel de mujeres”
en papel de váter y con el lápiz de cejas de una amable prostituta compañera de celda”


Es una prolífica y activísima escritora, ensayista, médica, feminista y orgullosa opositora del gobierno egipcio. Su lucha le ha costado la cárcel, amenazas, la prohibición de sus libros y el exilio. Su producción es tanta y tal que seria imposible resumirla aquí. Los invitamos a visitar su sitio web, http://www.nawalsaadawi.net/, que contiene una lista completa de sus obras. Su obra más famosa en Italia es "Woman at point zero". Es la verdadera historia de una mujer egipcia condenada a muerte que Nawal recogió en la cárcel antes de la ejecución. Es el retrato honesto y despiadado de una mujer empujada a la prostitución y luego al asesinato para defender su derecho a la vida y a la libertad en un mundo dominado por las reglas sociales y religiosas .


Nawal un mito en la lucha de la mujer árabe por sus derechos. Estudió medicina y psiquiatría en su país y narra su increíble vida en “Prueba de fuego” de Ediciones del Bronce. Se ha convertido en un símbolo de la lucha contra el patriarcado, el sistema establecido y el capitalismo en un mundo cerrado como es el universo musulmán. Es una mujer que derrocha vida y rebeldía por donde va: y es que parafraseando a Alberoni, si enamorarse es pura rebeldía, cada rebelión es un acto de amor. En este caso, de amor por la libertad y los derechos de la mujer.

La verdad es que su energía es contagiosa. En la entrevista de La Contra “Hay que tener valor para cuestionarlo todo”, nos cuenta que la han metido en la cárcel dos presidentes de su país por opinar diferente, que se divorció de uno de sus maridos porque le dio a elegir entre sus libros y él…

Un espíritu libre.



1. 


Jamás en su vida se había enfadado con su padre, ni con su hermano, ni con su marido. Cuando éste le pegaba pareciendo querer matarla y decidía ella irse a casa de su padre, él la devolvía a su marido, y si se escapaba de nuevo, era entonces su padre quien le pegaba, haciéndola regresar otra vez con el marido, quien, si no la echaba de casa, le pegaba. Y cuando recurría a su madre, ésta le decía: Vuelve , Zineb, que al final de esta vida gozarás del paraíso.


Extracto de En el Paraíso no hay sitio para ella, de Nawal El-Saadawi



2. 


Todo en nuestro país esta en manos del estado...
por leyes conocidas u ocultas, por la tradición
o por el miedo establecido y enraizado en la autoridad gobernante.




3.


No hay nada que pueda vencer a la muerte
más que la escritura.




4.


No quiero nada. No espero nada. No le temo a nada. Por lo tanto, soy libre. Durante nuestra vida, son los deseos, las esperanzas, los miedos los que nos esclavizan.












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada