lunes, 28 de mayo de 2012

Mayy Ziy


Aquí estoy. Sigo soportando en los límites del baile de la vida lo que soportan los prisioneros de la existencia; a mí, como a ellos, me abruma el ansia de felicidad, e igual que ellos acepto una renovada aspiración de que exista. A cada paso surge un fracaso y una desilusión, una esperanza y una ilusión, un sobresalto que es el hilo de este río vital que se derrama gimiendo y llorando hacia no se sabe dónde. A cada paso surgen preguntas que se quedan sin respuesta: cuál es el significado y el sentido de la vida, cuál el del dolor, cuál el del placer. Y a cada paso surge una pregunta dirigida al universo: ¿por qué el alma humana, como un latón hueco,siempre halla para cada voz otra que resuena como un eco profundamente doloroso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada